Samsung estudia cómo limitar el impacto medioambiental de la retirada del Galaxy Note 7

Samsung interrumpe las ventas del Galaxy Note 7

Androidsis. Como ya sabréis la gran mayoría de todos los que nos leéis, el problema de las baterías del Samsung Galaxy Note 7 condujo finalmente, tras el oportuno programa de sustitución, a la interrupción definitiva de su fabricación. Esto ha ocasionado grandes pérdidas económicas para la compañía, además de una considerable merma de la confianza por parte de sus usuarios sin embargo, también plantea otras cuestiones: ¿cómo deshacerse de todos estos millones de unidades del Galaxy Note 7 causando el mínimo impacto medioambiental posible?

Samsung ha revelado que en estos momentos se encuentra revisando las opciones disponibles para limitar el potencial impacto medioambiental que supondrá la eliminación de su teléfono Galaxy Note 7 ya descontinuado. Se estima que la empresa ya ha recuperado más de 3 millones de teléfonos después de su decisión de dejar de producir un dispositivo que, literalmente, ha estallado en llamas en numerosos casos.

El grupo ecologista Greenpeace publicó un comunicado de prensa a principios de esta semana exigiendo a Samsung que encuentre una forma de reutilizar la gran cantidad de materiales del tipo cobalto, oro, paladio y tungsteno que se encuentran en los Galaxy Note 7 retirados para su próxima generación de teléfonos inteligentes, incluyendo el tan rumoreado Galaxy S8.

“Reconocemos las preocupaciones acerca de la interrupción de la Galaxy Note 7 y actualmente estamos revisando las posibles opciones que pueden minimizar el impacto ambiental de la retirada en plena conformidad con las regulaciones ambientales locales pertinentes”, dijo Samsung en un comunicado oficial emitido a Reuters el pasado jueves 3 de noviembre.

Note 7

Galaxy Note 7 y daños causados por su incendio en la vivienda de Wesley Hartzog | IMAGEN: Wesley Hartzog




Considerando la enorme cantidad de unidades del Galaxy Note 7 de las que Samsung tiene que deshacerse, sin duda una de las mejores opciones para el medio ambiente y para las propias cuentas de la compañías sería reciclar todos los componentes que pueda. La debacle del Galaxy Note 7 le costó alrededor de 19.000 millones de dólares, por lo que necesita reutilizar materiales para evitar así una nueva disminución de los beneficios.

El artículo Samsung estudia cómo limitar el impacto medioambiental de la retirada del Galaxy Note 7 ha sido originalmente publicado en Androidsis.



Vía Androidsis