Francia prohibirá todos los coches de gasolina y diésel

coches-francia

Omicrono. Hoy el gobierno ha anunciado la prohibición de coches de gasolina y diésel en Francia, un proceso que durará varias décadas.




Después de demasiado tiempo dependiendo de combustibles fósiles, poco a poco van encajando las piezas para dar el salto a la siguiente generación de motores; la gran duda es si llegaremos demasiado tarde para nuestro planeta, claro.

Por eso se esperaba mucho del nuevo gobierno de Emmanuel Macron, y el anuncio de hoy era muy anticipado; no en vano fue en París donde se firmó el histórico acuerdo contra el cambio climático que ahora algunos países como EEUU no quieren seguir.

El plan para la prohibición de coches de gasolina y diésel en Francia


El objetivo del gobierno es que Francia sea “carbono neutral” en 2050, y la cuenta atrás ya ha empezado; por eso, el plan es que a partir del año 2040 se instaure una prohibición de coches de gasolina y diésel en Francia.



En efecto, en poco más de 20 años en Francia no será posible comprar coches con motores de combustión; aunque parezcan muchos años, una vez que pensamos en el enorme cambio que al que tendrán que enfrentarse los consumidores, parece hasta poco tiempo.

De hecho, aunque se hable de 2040 como el año de la prohibición, el ministro de Medio Ambiente, Nicolas Hulot, ya ha presentado un plan para los próximos cinco años para ir adaptándose a la futura legislación.

Ya se ha planteado una ayuda para familias pobres que quieran cambiar sus coches por otros “limpios”, sin emisiones.



El plan no afecta sólo a los coches. En 2022, Francia dejará de usar carbón para generar electricidad; y se invertirán 4000 millones de euros en mejorar la eficiencia energética del país.

También se prohibirá la importación de productos como el aceite de palma y la soja cultivada de manera insostenible; estos contribuyen a la deforestación en zonas como el Amazonas.

Un cambio que podría llegar antes


Este puede parecer un anuncio chocante. Pero no lo es tanto si nos fijamos en otros países. En Noruega y los Países Bajos se prevé prohibir los coches de combustión incluso antes, en 2025; y en Alemania lo harán en 2030.



Francia teme que el cambio sea demasiado rápido para su industria automovilística, una parte muy importante de su economía; tal vez es por eso que ha dado más tiempo para que puedan desarrollar alternativas.

Además, recordemos que ya hay fabricantes que sólo venden coches eléctricos; y hace apenas 24 horas Volvo anunció que a partir del 2019 sólo venderá coches con motores eléctricos.

Por eso muchos sienten que este cambio debería llegar antes a Francia.

Vía omicrono